El odio ciego de la masofobia arrasa un templo masónico en la ciudad francesa de Tarbe.

Pubicado enEnviar un comentario

Un grupo descontrolado de 'chalecos amarillos' ha saqueado el templo masónico de la ciudad francesa de Tarbes. Según el relato recogido por la prensa francesa, al grito de "¡Vamos donde los masones!" durante el 17º fin de semana consecutivo de protestas, una turba apedreó el templo, forzó su entrada, invadió el interior y destruyó muebles, piezas de arte esotérico y espadas ceremoniales.

A través de su cuenta de Twitter, la Gran Logia de España condenó nada más conocer la noticia "la terrible experiencia padecida por los masones en la ciudad francesa de Tarbes que han visto saqueado su templo". Y añadía: "la masofobia, odio al librepensamiento, se abre camino en Europa ante la inacción de los poderes públicos". A lo largo de la corta historia de las democracias modernas, las expresiones de odio hacia la Masonería han sido siempre la antesala del totalitarismo.

El ataque vandálico provocó la reacción inmediata del ministro del Interior de la República Francesa, Christophe Castaner, que llamó a "no dejar pasar" estas expresiones de odio. "Después de los judíos, los masones ... Cuando la estupidez rivaliza con la intolerancia más sucia. Acojo con satisfacción la rápida intervención de la Policía Nacional que pone fin a los abusos de personas que no tienen otro proyecto que el odio”, afirmó.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interior

Durante su visita al escenario de los destrozos, el Prefecto de Policía de la ciudad, Brice Blondel, aseguraba que "al atacar a una institución como esta, atacamos la base misma de la República". En el mismo sentido, el alcalde de Tarbes, Gérard Trémège, añadía que el templo masónico "es un lugar simbólico, como lo son los cementerios de los judíos o el Arco de Triunfo".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.